Espíritu Transgresor

foto: Robert Ramos    RobertRamosfotografia@gmail.com    tel. 610 03 01 90“La transgresión es el movimiento último que conduce a la evolución. Si nadie hubiera cruzado límites, si nadie hubiera tomado la decisión de arriesgar antes que nosotros, aún estaríamos en la Edad Media”. Miquel Huguet

Miquel Huguet es una de esas personas que enamora a primera vista. Es una persona que tienes que descubrir con los cinco sentidos; su inteligencia, su fuerza y su carisma hacen que cada momento a su lado sea un momento único.

Tuvimos la suerte de pasar un día entero con él y deseamos de corazón que la historia resultante le haga justicia. Si al menos te llega una parte de todo lo que a nosotros nos hizo sentir, ya estaremos contentos. ¡Que la disfrutes!

ESPÍRITU TRANSGRESOR

Nieto de una pianista que recorrió medio mundo juntando teclas, música y sensaciones e hijo de un empresario barcelonés, Miquel gozó de una infancia afortunada en la que el aprecio a los momentos compartidos y la afición por los libros se mezclaban y llenaban las sobremesas y las tardes junto a la chimenea.

A los trece años, sin meditarlo demasiado, descubrió dos de sus motores existenciales: el amor romántico y la historia. Entiéndase como “amor romántico” –bajo la mirada de un adolescente muy tímido- la necesidad, el impulso de conectar con una chica de su edad y la consiguiente trascendencia bucólica de esta experiencia vital -olvidada para muchos, con el paso del tiempo, e imborrable para las personas que, de tanto en tanto, hacen buen uso de la memoria y se animan a redescubrir viejos caminos-. Entiéndase como “historia” –también en este caso- la fascinación inherente en todos los escritos actuales que, sin embargo, hablan del pasado y llevan al descreído –y al adolescente inquieto- a seguir indagando. Buscando, en uno y en el otro campo, Miquel llegó a dos conclusiones:

1-Necesitaba encontrar los textos primeros; las fuentes de toda la literatura histórica conocida. No podía conformarse con leer a quienes habían leído; si realmente quería acercarse a la verdad, debía llegar a los primeros historiadores y escritores.

2-Necesitaba un buen argumentario y “a la de ya”. Si quería acercarse a las chicas de su edad debía vencer la timidez. Y la única solución que se le antojaba acertada era desarrollar posibles modelos de conversación, preguntas, respuestas y supuestos razonables para todo este engranaje que, por complicado que pareciera, podía llegar a ser sencillo y, si realmente se lo proponía, incluso divertido.

Así que a los trece años de edad, llevando sus pasiones al terreno de la lógica, Miquel Huguet empezó a forjar dos serios intereses que marcarían su vida: la bibliofilia y la estrategia.

Anotaba cuidadosamente todas las referencias bibliográficas que encontraba en la última página de cada libro. Buscaba los libros correspondientes a estas referencias, anotaba las siguientes, así hasta llegar a los textos primigenios. Y de esta manera, a partir de un objetivo, una búsqueda constante y un método, Miquel se convirtió en uno de los lectores más jóvenes de la sección de antiguos manuscritos de las bibliotecas de Barcelona. Con el tiempo las bibliotecas de la ciudad se le quedarían pequeñas y también las bibliotecas del país, pero no adelantemos acontecimientos; hablemos ahora de la estrategia, ¡y de las chicas! ¿Cómo un adolescente tímido hasta rozar lo enfermizo podría acercarse y experimentar el amor romántico? Tal y como avanzábamos, halló la solución en el planteamiento de un guión. Lo memorizaría y lo repetiría hasta sentirse seguro; hasta encontrar la fuerza interior que acabase con los temblores, la falta de aliento y la sangre apelotonada en las mejillas. En este punto y para contextualizar adecuadamente al lector, sería aconsejable detallar que Miquel cambiaba de acera para evitar cruzarse con una chica de su edad y que cuando iba a comprar a su tienda preferida, se aseguraba antes, desde la entrada, de que no hubiera dentro chica alguna y, de lo contrario, daba infinitas vueltas a la manzana hasta que la chica en cuestión abandonara la tienda.

Creó su mapa de posibles preguntas y posibles respuestas. Desde un simple “¿cómo te llamas?” hasta el desarrollo de un diálogo más o menos complejo acerca de gustos y preferencias, todo con un único objetivo: cerrar una cita, volver a ver a esa chica y experimentar el amor romántico.

Memorizó, ensayó el argumentario, lo puso en práctica por vez primera y como suele ocurrir con los primeros intentos: falló miserablemente. Pero tomó cuidadas anotaciones para corregir los fallos y lo volvió a intentar y llenó el calendario de intentos. El recorrido que para cualquier otra persona –niño o adulto- hubiera supuesto una frustración constante para él significaba estrechar distancias entre el deseo y la realidad, lo mental y lo práctico. Estaba completamente convencido de que cuanto más fallase más posibilidades futuras tendría que acertar y finalmente ocurrió: consiguió acabar una conversación, un paseo, una sesión de cine, una sonrisa y un beso. Esa misma noche, cenando a la lumbre de la chimenea, se atrevió a cambiar el tema de conversación de la velada y, sin venir a cuento, comentó:

-Todo lo que vemos y todo lo que conocemos estaba antes en nuestra mente. Un avión, un edificio, esta misma mesa… No son más que conceptos mentales que alguien se atrevió a soñar, después a pensar, a planificar y a definir. Todo lo que pensamos puede ser posible, si ponemos la intención suficiente y nos atrevemos a traspasar límites.

Sus padres guardaron unos segundos de silencio, dejaron los cubiertos sobre los platos para observar con detenimiento el rostro infantil -fruto de sus esfuerzos- que había pronunciado semejante acierto.

-Tienes toda la razón –concluyó finalmente el padre -. Y si sigues pensando así llegarás a hacer grandes cosas. Cosas que yo no he podido hacer jamás.

Las palabras del padre fueron la dulce premonición de una carrera profesional plagada de éxitos. Miquel Huguet llevaría su búsqueda, su método y su disciplina al plano de los negocios, se licenciaría en económicas y emprendería más de una decena de proyectos innovadores basados en una sola premisa: “si puede soñarse, a través de la estrategia y la táctica, puede hacerse y puede ser rentable”.

Invirtió muchos años de saber profesional en la industria farmacéutica y en proyectos con valor tecnológico. Un buen día, sin meditarlo demasiado, le pidió a su comité asesor un estudio detallado sobre bibliófilos: quería saber cuántas personas en el mundo compartían sus mismos intereses. Cuántas personas en el mundo aguantarían doce horas de avión para tener entre sus manos un manuscrito antiguo. Cuántas personas en el mundo pagarían lo que fuera por un texto inédito, un libro único, un legado que pocos podían entender y apreciar.

Los estudios se llevaron a cabo y Miquel descubrió que, repartidos entre los cinco continentes, se escondían unos veinte mil bibliófilos, un ochenta por ciento europeos, la mayoría concentrados en España, Italia, Reino Unido, Austria y Alemania.

En 2009 Miquel constituye TheFacsimileCodex Compañía Editorial S.L.  y lanza su primer proyecto en el sector de los libros de lujo: la publicación especial de un Kamasutra persa del siglo XVI, perteneciente a su colección privada de manuscritos, en una edición limitada y a un precio que, dependiendo del acabado, oscila entre los 4.000 y los 10.000 euros por ejemplar. Logra vender más de 400 ejemplares y va a por el siguiente reto: Andorra Aeterna.

Andorra Aeterna empieza a forjarse en 2012, ve la luz a finales de 2014 y es un proyecto único, no solo por la naturaleza exclusiva de los documentos que contiene sino por el conocimiento histórico que aporta. Se trata de un libro que reproduce los manuscritos guardados e inéditos de la historia de Andorra. En su preparación han colaborado archivos andorranos, españoles y franceses. Acerca a los bibliófilos experiencias escritas desde la época del emperador Carlo Magno y en una reproducción exacta del formato original, junto a dos cuidadas guías de estudio que desglosan y explican cada documento.

Miquel-Huguet-mostra-exemplars-GLANA_ARAIMA20141016_0171_1

¿Quién dijo que los textos más valiosos del mundo tendrían que sentenciarse por siempre al retiro de las Bibliotecas especializadas, al retiro del silencio? La edad Media acabó hace siglos y con ella todos los límites que impiden la divulgación de “lo más sagrado”, lo verdaderamente histórico y trascendente. “Si puede soñarse, a través de la estrategia y la táctica, puede hacerse y puede ser rentable”.

En 2014, Miquel escribe su primer libro: Fundraising, basado en sus experiencias personales y empresariales. Se presenta el 29 de enero de 2015 en Andorra y posteriormente en Barcelona y Madrid pero este es el comienzo de otra gran historia. Otra gran historia que tal vez, con un golpe del destino y un golpe de intención, acabe en tus manos.

www.miguelhuget.com

Texto: Judith Bosch. Imgeniuz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s