El saber hace equipo

soccer-349821_1280 “El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización”. J.P. Sergent

Si te dieran un euro por cada persona que conoces con quejas acerca de la organización de su empresa podrías pagarte una cena. Y si te dieran otro euro por cada conocido que, por carencias organizacionales, duplica la cantidad de trabajo obteniendo la mitad de resultados podrías elegir un restaurante de la guía Michelin.

Anécdotas sobre personas a las que se les adjudica un nuevo proyecto y cometen errores tontos por no conocer la versión anterior del proyecto hay a docenas: personas cualificadas, con vocación e ilusión que, después de acumular incidencias frustrantes, acaban cumpliendo el horario de oficina sin ganas de aportar ni un ápice de su talento en la empresa.

En actividades cruciales para la imagen de empresa, como la actividad comercial, estas deficiencias además de desmotivar al trabajador pueden generar daños considerables en el prestigio de la marca. ¿Cuántos clientes habrán presentado quejas por la mala gestión comercial de un profesional cualificado? Sí, lo hemos expresado bien. Un comercial cualificado es precisamente eso, un comercial cualificado; no es la virgen de Lourdes. Y si no le inculcas una cultura organizacional desde el principio, si no lo instruyes adecuadamente acerca de los productos y los procesos internos, si no le enseñas a entender, valorar y trasmitir tu marca, cometerá errores.

Sobre todo, contar con una buena estructura organizacional, como resumimos en el título, enriquece a la empresa, al trabajador y al equipo. Cuidando las estructuras y recursos organizacionales, cuidamos la gestión del conocimiento y los valores humanos. Un trabajador  cualificado, integrado en la cultura organizacional de la empresa, que trabaja con unos procesos definidos, valora al resto de trabajadores porque no siente que su puesto y sus conocimientos estén en tela de juicio. Le saca el máximo rendimiento a sus conocimientos, aporta y comparte conocimiento. Un equipo de trabajadores cualificados, con una cultura organizacional definida y procesos definidos, cuenta con las herramientas necesarias para corregir errores en el momento preciso, optimizar en el momento preciso y avanzar en el momento preciso.

Un manual de conocimiento no es la panacea ni cambiará deficiencias organizativas de base, pero sí te aportará:

1-Todas las explicaciones sobre los productos, los servicios y los procesos en un solo documento.

2-Los fracasos y los éxitos anteriores, explicados y documentados.

3-Las fortalezas de la empresa, sus valores y cómo se trasmiten en cada proceso y cada actividad.

4-Las debilidades de la empresa y cómo se intentan minimizar en los procesos correspondientes.

5-Las experiencias, conocimientos y valores integrados que cada trabajador añade a la empresa.

Redactado con pedagogía, técnicas narrativas y estrategias de comunicación profesionales, funciona. Y además vale la pena intentarlo.

Texto: Judith Bosch. Imgeniuz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s